Glosario

 

ÁRNICA
Contienen numerosas sustancias antiinflamatorias, analgésicas y rubefacientes. Es efectiva en casos de inflamación y problemas de piel, activa la circulación periférica y posee acción calmante.

ACEITE DE AVELLANA
Contiene sustancias protectoras, hidratantes y reguladoras de las glándulas sebáceas, por lo que es especialmente adecuado para el cuidado de la piel con tendencia grasa, dermatitis seborreica y/o acné. Aceite nutritivo que ayuda a cerrar los poros.

ACEITE DE CALÉNDULA
De propiedades suavizantes y calmantes antiinflamatoria, hipotensora, antiséptica, cicatrizante, desintoxicante y fungicida.

ACEITE DE JOJOBA
Suaviza, protege y humecta, ayuda a prevenir las arrugas, otorgándole tersura y juventud a la piel. Actúa como tratamiento cosmético efectivo y natural contra el acné, puntos negros, seborrea, irritaciones, sarpullidos y otras afecciones de la piel.

ACEITE DE LINAZA
Para el tratamiento de acné, eczema, psoriasis, rosácea y quemaduras de sol. Contiene acción antiinflamatoria y revitalizante, además el alto contenido de ácidos grasos esenciales del aceite de linaza ha mostrado que contribuye al crecimiento sano del cabello.

ACEITE DE ROSA MOSQUETA
De acción emoliente y cicatrizante con grandes propiedades regenerativas, restauración de tejidos dañados e hidratante de la piel. Ideal para heridas, úlceras tróficas, eczemas y dermatitis de contacto, queloides o acné. Esta indicado para todo tipo de pieles aunque su utilización es específica para pieles envejecidas y secas. Puede utilizarse como preventivo en la formación de arrugas y como protector de la piel frente a un envejecimiento prematuro.

AESCULUS
Tiene propiedades hemostáticas y astringentes. Refuerza los vasos sanguíneos, alivia el reumatismo y los desórdenes venosos.

ALOE VERA
Actualmente se le atribuyen su acción emoliente, cicatrizante, coagulante, hidratante, antialérgica, desinfectante, atiinflamatoria y astringente. Elimina las células muertas de la piel, ayuda a regenerar el crecimiento de las nuevas y favorece la salud de los tejidos acelerando la curación.

BABA DE CARACOL
Es la secreción natural del caracol de tierra, que contiene alantoína, colágeno, elastina, proteínas, vitaminas y antibióticos naturales no alérgicos, combinados en proporción ideal para regenerar y mantener la piel saludable. Una de las sustancias más importantes que contiene la baba de caracol es la melatonina, la cual ayuda a retrasar los efectos del envejecimiento; esta sustancia es la encargada de luchar contra los radicales libres que oxidan y envejecen la piel . Por otro lado, la baba de caracol contiene ácidos que ayudan a eliminar las células muertas o disfuncionales y regenerar las capas de la piel con nuevas células evitando el envejecimiento de la piel. Es un excelente antiarrugas. Las vitaminas junto con la alantoína que se encuentra en la baba de caracol son las que permiten la regeneración de la piel.

BOLDO
Contiene flavonoides y taninos que confieren una acción digestiva y protectora hepática. Es antioxidante, antiinflamatorio y fungicida. Es ideal para tratar trastornos gastrointestinales leves y disfunciones hepatobiliares menores como insuficiencia hepática (hígado y vesícula perezosos), hepatitis, estreñimiento y migrañas provocadas por malas digestiones.

CALÉNDULA
Planta rica en azuleno, digestiva y relajante. La caléndula suaviza, hidrata y calma congestiones. Es cicatrizante y ayuda a contrarrestar infecciones y micosis.

COENZIMA Q10
Es esencial para la transformación y aportación de energía a cada célula viva. Incrementa la longevidad enlenteciendo el proceso del envejecimiento. Esto debido a su poder antioxidante que neutraliza los radicales libres. Su acción antioxidante es similar a la de la vitamina E y K ya que inhibe la destrucción celular provocada por los radicales libres por neutralización de los mismos por medio de reacciones de oxigenación.

EUCALIPTOS
Sus propiedades antisépticas y vulnerarias son ideales para tratar problemas en la piel; debido a su riqueza en ácido gálico es efectivo en la curación de heridas, aftas, acné y gingivitis entre otras.

GINGKO BILOBA
Se emplea en casos de insuficiencia cerebrovascular ligera o moderada y trastornos circulatorios arteriales. Síndromes de demencia que cursan con déficit de memoria, trastornos en la concentración, condición emocional depresiva, vértigo, tinnitus y dolor de cabeza. Mejora el flujo sanguíneo cerebral y la microcirculación, reduce la permeabilidad capilar.

HAMAMELIS
Propiedades circulatorias, antiinflamatorias, antioxidantes y antimicrobiales. Ideal para el tratamiento de eczemas o neurodermitis.

ISOFLAVONA
Propiedad antioxidante, nutriente, calmante, mineralizante, vitaminizante y tónica.

JALEA REAL
Retarda el proceso de envejecimiento de la piel y mejora su hidratación y elasticidad. Estimula la circulación y tiene acción antiséptica.

LAVANDA
Antiséptica, antiinflamatoria, hipotensora, cicatrizante, antirreumática, estimulante del estómago. La lavanda tiene un efecto sedativo y se aconseja en casos de nerviosismo y de ansiedad.

LLANTÉN.
Propiedades emolientes, antibacteriana, astringente y hemostático.

MANTECA DE CACAO
Propiedades hidratantes y emolientes. Además contiene polifenoles, antioxidantes que frenan el envejecimiento de la piel.

MATICO
Favorece la Cicatrización, es vulneraria y antiinflamatoria.

MENTA NEGRA
Las propiedades antisépticas y balsámicas son la razón de que se incluyan en un gran número de preparados para el sistema respiratorio. Es desinfectante, se utiliza como calmante nervioso debido a la sensación placentera y refrescante que produce. Es un magnífico tónico.

NATRE
Analgésico, febrífugo y tónico.

OLIGOELEMENTOS DE ZINC
Los oligoelementos son sustancias químicas que se encuentran en pequeñas cantidades en el organismo para intervenir en su metabolismo. Se les conoce de esta manera (oligoelementos) debido a que la cantidad requerida de cada uno de ellos es menor a 100 mg. Estos elementos químicos, en su mayoría metales, son esenciales para el buen funcionamiento de las células. Su función dentro del organismo es la de acelerar la cicatrización de las heridas y participar en la formación del colágeno y de la elastina de la dermis.

ORTIGA
Es Reconstituyente, Remineralizante, Hemostática, Ligeramente hipotensora, Analgésica, Astringente, Antiinflamatoria y tónica.

PALTA
La palta posee cualidades que favorecen nuestra piel. Y es que el fruto contiene una variedad de nutrientes que ayudan a reducir las arrugas y humectan la piel.

PINO
Ayuda a desintoxicar la piel, mejorando la circulación sanguínea. Ideal para cuidados de pieles secas y sensibles. Efectivo en el tratamiento de quemaduras y picaduras de insectos.

PROPÓLEO
Es una resina que extraen las abejas de las plantas para recubrir y proteger a la colmena. Contiene minerales, vitaminas B, C y E, y es un poderoso antioxidante. Tiene propiedades como cicatrizante, antiinflamatorio, analgésico, antibiótico, antifúngico y antivírico.  Ha sido probado también como inmunoestimulante y tiene efectos beneficiosos contra el cáncer.

ROMERO
Antiséptico suave, Antiinflamatorio, Antioxidante, Antibacteriano y antifúngico. Ayuda a cicatrizar heridas, a estimular el cuero cabelludo, mejora la circulación.

SIDRA DE MANZANA
Tiene propiedades astringentes, elimina impurezas, reafirma la piel flácida y es efectiva en casos de quemaduras solares y rosáceas.

SILICIO
El silicio juega un papel fundamental en la tersura y firmeza de la piel. Es el principio más importante en el mantenimiento de la red colagénica y proteica que actúa de sustento de la epidermis. El silicio es un reequilibrador iónico de todo el organismo.

TEA TREE
Contiene propiedades antisépticas, antivirales y micóticas. Adicionalmente, se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, cicatrizantes, regeneradoras de las capas externas de la piel y analgésicas.

TOMILLO
Antiinflamatorio. Estimula la eliminación de toxinas del metabolismo, siendo por tanto un gran desintoxicante, importante en enfermedades reumáticas y musculares causadas por depósitos de ácido úrico.

VITAMINA E
Impide la oxidación de las grasas e hidrata desde el interior de la piel. La vitamina E tiene como función principal actuar como antioxidante, protege los ácidos grasos presentes en las membranas celulares ayudando a estabilizarlas. Además protege al organismo de la oxidación producida por radicales libres, debido a sus propiedades antioxidantes, rejuvenecedoras y cicatrizantes; tienen la capacidad de incrementar el flujo sanguíneo, oxigenar y regenerar los tejidos, con lo que les aportan elasticidad y reducen la formación de arrugas.